Porque Defecar es un Acto Sagrado…

Defecar-es-Sagrado

Sin ir más lejos, el primer acto que realizamos, con el cual debutamos como dadores al mundo, es el de defecar, nuestra gran primera obra. En los bebés recién nacidos se conoce la primera defecación como Meconio, el cual deriva de la palabra griega Mekoni que significa jugo adormecedor.

La importancia de una buena deposición es de un contenido metafórico exquisito. Pero en nuestra sociedad defecar y sus respectivas heces, está llena de estigmas asociados a los más bajo de la fealdad. En el habla u algunas expresiones cotidianas, puede aflorar nuestro rechazo a este noble material que sale de nuestro interior.

La mayoría de las veces y de las personas, antes de tirar la cadena hace un breve sondeo con la mira a su creación.

¿Qué hay detrás de este acto sagrado y misterioso?

Las interpretaciones pueden ser varias y aquí quiero expresar algunas.

Es muy común que al niño se le diga “uf! que hediondo y fea cacuca hiciste”, seguido de un: “te voy a cambiar el pañal para que no estés cochino”.

ERROR queridos padres de Hoy!

Primero: con el querer representar un pésimo padecimiento de algo hediondo y feo, llevará al niño, en edad adulta, a desvalorizar, encontrar feo y desencadenar una muy sutil histeria perfeccionista sobre su trabajo. Eso es pésimo para el niño que desea comenzar a crear sus propios actos.

A la vez, en edad adulta, la mayoría de la veces el crear lleva a una remuneración económica, el no tener consciencia de lo descrito anteriormente, puede ocasionar en la persona un problema serio con el dinero, le va ser difícil recibir divisas porque no se valora a sí mismo ni la obra que realiza, que nace de él.

En la segunda expresión “te voy a cambiar el pañal para que no estés cochino”, encontramos el lenguaje en negativo. Por favor es necesario hablar en positivo: “te voy a mudar el pañal para que estés cómodo”, y un quizás: “y puedas seguir creando”.

OJO! El acto de pegar en el poto a un niño, representado en la frase: “tan-tan popo”, reafirma que dando palmaditas en el trasero estamos cuartando su libertad de acción, una metáfora de: “Bueno, está bien que hagas pero solo esta medida puedes hacer”.

Se dice que cuando se defeca, estamos eliminando lo que “no nos sirve” o no es necesario para nutrir el cuerpo. Esto tiene un profundo significado, ya que algunos dirán que estamos sacando y depositando lo que se pudre, que es sucio y hediondo.

Si aceptamos esta afirmación, podemos decir que cada acción que realizamos debe ser como el defecar; obras que sean la base para que brillen nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevos deseos y acciones. Es como la metáfora de la Flor de Loto en el barro.

Simplemente Alquimia Pura. El ego podrido se abre para reconocer esa consciencia cósmica que habita en el TODO impensable.

Debemos reconocer la maravilla que esconde el dicho “El pisar mierda trae suerte y prosperidad”.

También, en teatro, antes de entrar en escena se desea éxito al actor diciéndole “mucha mierda”.

Bueno, espero que después de esta breve reflexión podamos sacar nuestras propias conclusiones y a la vez seamos conscientes de que defecar es Sagrado.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s